Archive | junio 2014

Parte III.- Frenos de vapor “inteligentes” por difusión variable

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL COMPORTAMIENTO DE LA HUMEDAD EN LA CONSTRUCCIÓN.

El flujo de difusión va siempre del calor hacia el frío, consecuencia de esto:
En invierno: La humedad aumenta sobre el lado exterior.
En verano: La humedad aumenta sobre el lado interior.

SECADO DE LA CONSTRUCCIÓN HACIA EL INTERIOR.

Hacia el interior, es posible una capacidad de secado del elemento de construcción: cada vez que la temperatura exterior del aislamiento es superior a su temperatura interior, el flujo de difusión se invierte: la humedad presente en el elemento de construcción se dirige hacia el lado interior.

Si hubiera un freno de vapor y estanqueidad al aire, abierto a la difusión, la humedad eventualmente presente en la construcción podría evaporarse y secar hacia el interior. Pero, en invierno, un freno de vapor abierto a la difusión dejaría difundir demasiada humedad en la construcción y causaría daños en el edificio.

Con la utilización de para-vapores, la construcción parece, a priori, protegida contra la humedad. Sin embargo, si hay un aporte de humedad por convección, difusión lateral o de los materiales de construcción, no es posible en verano un secado ulterior hacia el interior.

Leer Más…

Anuncios

Parte II.- La formación de humedad.

CARGAS DE HUMEDAD DE LA CONSTRUCCIÓN

Una carga de humedad en el interior de un elemento constructivo con aislamiento térmico, puede tener varias causas.

Por una parte, un defecto de estanqueidad en la cubrición puede dejar penetrar agua.
Pueden añadirse grandes cantidades de humedad donde el agua gotea en el espacio habitado. Pequeñas fugas pueden provocar una humidificación lenta, lo que se acompaña a menudo con la formación de manchas de humedad. Pero por otra parte una carga de humedad en la construcción puede tener también causas internas:

Leer Más…

Parte I.- Prevención de daños por humedades en los edificios

VISIÓN DE CONJUNTO.
Los daños en los edificios aparecen cuando la carga de humedad en una construcción es superior a la capacidad de secado.

Para evitar los daños ha de centrarse la atención sobre la reducción de la carga de humedad. Ahora bien, las construcciones no se dejan proteger completamente contra las influencias de la humedad.

Las cargas de humedad por difusión que son previsibles no constituyen, por así decir, nunca la causa de los daños en los edificios. Generalmente, estos últimos son debidos a las cargas de humedad imprevisibles que, por la propia construcción, no pueden ser totalmente excluidas.

Para prevenir los daños en los edificios y las humedades, es preciso, concentrarse en la prioridad sobre la capacidad de secado.

Leer Más…